IMAGINARY USA. IRENA VISA NUNCA HA ESTADO EN ESTADOS UNIDOS (cast/cat/eng)

Irena Visa presenta su primera exposición individual en Mutuo Centro de Arte, en Barcelona, hasta el 22 de abril. Imaginary USA es el título de la muestra y también del proyecto expuesto: una colección de fotografías de paisajes acompañadas de una proyección audiovisual y el mapa de un recorrido por Estados Unidos. Se trata de unas fotografías que, a simple vista, parecen imágenes documentales de parajes de la América rural. Paisajes naturales, vistas de gasolineras, carreteras y escenarios de feria ambulante, vistas convencionales de un imaginario al que ya estamos acostumbrados y que relacionamos de inmediato con aquella idea que tenemos de lo que es la América rural, hayamos o no estado allí.

Las fotografías de Imaginary USA no están tomadas ni en Colorado, ni en Iowa ni en Phoenix, sino en Banyoles, en Olot y en otros lugares de la geografía catalana. A pesar de esto, tienen un aire lejano, como suspendido en el tiempo, y una luz quemada, como de filtro digital, que las hace parecer postales idílicas de un viaje iniciático por escenarios de película. Irena Visa es de Banyoles y cuando estudiaba en el instituto iba a menudo al Strall, un bar de la localidad con pinta de “diner” americano, medio Saloon – medio bar de carretera de Arkansas. Ya entonces empezó a pensar sobre el hecho de “recordar” con cierta precisión lugares en los que uno nunca ha estado, o que ni siquiera podría situar en un mapa: ¿por qué Arkansas? ¿Qué hay allí? ¿Por qué la pista de baloncesto del pueblo le “recordaba” a Harlem? ¿Hasta qué punto estamos influidos por el imaginario cinematográfico exportado por los Estados Unidos cuando pensamos en los paisajes rurales o urbanos de este país?

Desde hace tres años esta reflexión se ha hecho de manera más consciente y se ha comenzado a acompañar de imágenes, creando una suerte de mapa de localizaciones americanas en Catalunya. Cada una de las fotografías, todas realizadas bajo el prisma subjetivo de lo que a Irena le recordaba a América, recibía un título que correspondía a una localización hipotética, el nombre de una ciudad o un estado americano, dado a partir de un criterio de similitud con imágenes reales de esos lugares encontradas en Internet. Colgó, a modo de experimento, algunas de las fotografías en Facebook y se sorprendió al ver que más de uno le preguntaba interesado por su viaje a Arizona y alrededores, y aprovechó la confusión para proponer un proyecto que juega con un imaginario colectivo dado, que no es el propio del receptor principal de las obras, y que, al mismo tiempo, explora la dicotomía verdadero-falso en la fotografía.

Parecía que la fotografía debía de ser una herramienta objetiva de documentación, pero la historia nos ha mostrado que todo es falsificable, incluso sin intenciones políticas de ningún tipo, como en este caso. Más que preguntarnos si debemos fiarnos de las imágenes, deberíamos preguntarnos por los procesos de transmisión cultural que hacen que reconozcamos un paisaje, una localización, y lo situemos en un punto de un mapa sin necesidad de haber visto nunca ese lugar con nuestros propios ojos.

Es cierto que se rodaban westerns en Almería y que existieron lugares como “Esplugas City”, en los que la reconstrucción del far west americano se hacía de una manera intencionada y con un objetivo claro: el de situar una historia en un lugar concreto, un lugar que físicamente no era aquél en el que se situaba la acción, pero que lo parecía. Eso mismo ocurre con las fotografías de Irena Visa, que parece que hayan sido tomadas en el lejano oeste, en el desierto de Sonora y en las carreteras de la Ruta 66, aunque en realidad sean paisajes del norte del territorio catalán y además no respondan a una voluntad expresa de engaño.

Para la inauguración de la exposición en Mutuo, Irena Visa invitó a unos amigos músicos a tocar unas canciones que acompañaran de alguna manera las fotografías. Lo Loable que aquí no es aquello que puede ser loado, sino todo aquello que puede ser substantivado y precedido del artículo neutro “lo” –como “lo americano”, “lo imaginario”, “lo fotográfico” o incluso “lo efímero”, adaptaron una serie de canciones populares catalanas al estilo de música propio de la América rural, el country, siguiendo un proceso similar al que había seguido la artista en el desarrollo de su proyecto. ¿Cómo sonaría el “Sol, solet” si fuera una canción country? ¿Y “En Joan Petit quan balla”? Lo Loable (teclado, guitarras, violín y voz) se reunieron para la ocasión, ataviados con camisetas de equipos americanos de baloncesto, para constituir el contrapunto musical al proyecto visual expuesto y, pese al éxito, no tienen intención de volver a tocar.

Imaginary USA es un “ongoing project” pero tiene también una fecha de fin: el próximo 16 de julio se dará por cerrada la serie, pues Irena Visa se va de viaje a Estados Unidos y ya no volverá a hacer fotos de recuerdos no vividos, ni de localizaciones inspiradas en una intuición, ni de paisajes imaginarios de la América profunda. En todo caso, dejará el falso documental a un lado para quizás pasar a utilizar la fotografía como herramienta objetiva de retrato del paisaje. O no.

Image

http://a-desk.org/highlights/Imaginary-USA-Irena-Visa-nunca-ha.html

 

CAT: http://a-desk.org/highlights/Imaginary-USA-Irena-Visa-mai-ha.html

ENG: http://a-desk.org/highlights/Imaginary-USA-Irena-Visa-has-never.html

Anuncios

Acerca de glory

Cul inquiet, historiadora de l'art, melòmana, viatgera, glorypedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: